Head Por Mi

Si te gusta el artículo, compártelo en las redes, ¡Gracias!


La vela ligera y el surf a la mierda gracias a Rajoy


La vela ligera y el surf en Valencia Perellonet
Foto: Prohibición vela ligera en Valencia - Artículos de opinión

Vuestro silencio convierte en normal lo que no es normal y vuestro buenismo en alimento de los enemigos - JV Santacreu

Volver a otros ► Artículos de opinión

Juan Vte. Santacreu – 27/7/2016 – Este artículo lo escribí para Periodista Digital e inmediatamente fue censurado. Y evidentemente mi blog Al Borde eliminado.
Conociendo a Alfonso Rojo sé que no fue nada personal, simplemente fue media vuelta de tuerca más a la libertad por parte del PP. Y claro, a él le pilló en el medio.
Todos estos hechos no coartan mi libertad, ni tan siquiera merman mi admiración por Alfonso Rojo como periodista, tan sólo me producen tristeza.
Supongo que tanta libertad no cabía en un espacio tan pequeño. O debería decir "en un tornillo tan pequeño".

La vela ligera y el surf a la mierda gracias a Rajoy - La libertad la podríamos definir físicamente como el espacio que hay entre la cabeza y la tuerca de un tornillo. La distancia entre la cabeza y la tuerca la fijan los políticos apretando más o menos la tuerca, nosotros, los ciudadanos, sólo la podremos frenar si somos conscientes que nos la están apretando.

Todos los políticos, sin excepción, tienen la obsesión compulsiva de dar media vuelta de tuerca en la primera ocasión que tienen. Lo hacen principalmente por dos motivos: la tuerca está bien engrasada y los ciudadanos no se enteran. Total es media vuelta, ¿no?
El problema viene cuando los ciudadanos tienen múltiples gobiernos y todos, evidentemente, se dedican a apretar la tuerca un "poquito" más. Por tanto es fácil deducir que la libertad es inversamente proporcional al número de políticos que tiene un país.

Pues sin ánimo de joder más de lo necesario, en España vamos bien servidos, tenemos políticos en el Gobierno de España, en las Autonomías, los Ayuntamientos, Diputaciones, y por si era poco, ahora en Europa contamos con un montón de "muermos" apretando tuercas con leyes imbéciles. ¡¡Y encima les pagamos para que nos aprieten!!
Es puro masoquismo. Creo que la sociedad está muy enferma.

Todo esto viene al hilo de la prohibición por parte del Ayuntamiento de Valencia de que los patines, barcos de vela ligera, windsurfistas y demás frikis de la vela puedan navegar por las costas de Valencia. En concreto se están cebando en la playa del Perellonet-Recatí que es donde he podido comprobar las persecuciones de la policía local y las patrulleras de la Guardia Civil. Sí, han oído bien, la Guardia Civil persiguiendo a surfistas como si de delincuentes se tratara.

Ahora los patines de vela, embarcaciones de todo tipo de vela ligera, surfistas, windsurfistas, Kitesurf, etc., no pueden navegar por la aplicación estricta de la ley de Costas por parte del Ayuntamiento de Valencia de Compromís. Pero, ¿quién es el culpable de tal gilipollez social?

Ley de Costas


Debemos recordar que El Idiota –Zapatero- modificó la ley de Costas para fastidiar –joder- a los valencianos gobernados por el Partido Popular, pero tampoco debemos olvidar que Mariano Rajoy prometió entre otras muchas cosas que modificaría la ley de Costas para racionalizarla con la realidad social.
Pues bien, el PP gobernó España cuatro años con mayoría absoluta y no ha cumplido nada de lo que prometió: ley del tabaco, defensa del español, independencia judicial, etc. y la ley de Costas.

Si en lugar de estar robando y haciendo la siesta en sus sillones los del Partido Popular de Valencia hubieran exigido a su jefe Mariano Rajoy que trabajara en lo que prometió, estos "peluos" de Compromís no podrían aplicar la puta ley de Costas que lo único que hace es apretar un poquito más la tuerca a los valencianos.

Todo esto ocurre en España porque por cada hijo puta que hace una ley hay cien mil gilipollas que aplauden y un millón de imbéciles que callan. Los que me siguen por Twitter y leen mis artículos recordarán que a menudo menciono mi maravillosa comunidad de vecinos ya que estas colectividades son como la vida misma, son reflejo de la realidad social. En mi comunidad por cada idiota que tiene una ocurrencia, hay cinco charlys que lo aplauden y como hay cinco tontos que callan, al final todos pagan y callan. ¡Es el poder de los idiotas!

Que quede claro que a mí me importa una mierda los barquitos de vela y los demás frikis del surf, pero lo que me "jode" es esa vuelta de tuerca que oprime mi libertad y que me está pillando los huevos.

Te dejo esta reflexión de Martin Niemöller y quizás entiendas por qué a pesar de que el tema de los barcos de vela ligera me la resbala, me acojona, y mucho, su regulación:
Cuando los nazis vinieron a buscar a los comunistas, guardé silencio porque yo no era comunista.
Cuando encarcelaron a los socialdemócratas, guardé silencio porque yo no era socialdemócrata.
Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas, no protesté porque yo no era sindicalista.
Cuando vinieron a por los judíos, no pronuncié palabra porque yo no era judío.
Cuando finalmente vinieron a por mí, no había nadie más que pudiera protestar.

Así lo pienso y así lo digo.

Juan Vte Santacreu


♦ Diario sobre mis vacaciones ► Alsacia y Luxemburgo

♦ Quizá te interese ver mi blog de notas rápidas ► Al Día

Un demagogo es aquel que predica doctrinas que sabe que son falsas a personas que sabe que son idiotas. - H.L. Mencken

Red de portales Por Mi - Página diseñada y posicionada por JVS Service