Head Por Mi

Si te gusta el artículo, compártelo en las redes, ¡Gracias!


Imbéciles españoles vs. franceses chovinistas


España frente a Francia
Foto: España contra Francia - Artículos de opinión


Volver a otros ► Artículos de opinión

Juan Vte. Santacreu 5/9/2016 - En los últimos tiempos están surgiendo muchas voces, incluida la mía, que se maravillan día a día de lo franceses que son los franceses. Y no es para menos, como digo en muchas ocasiones, son asquerosamente maravillosos. Su acerbo chovinismo les ha llevado a exportar al mundo entero la idea de que todo lo suyo es superior: el mejor pan es el francés internacionalizando la "baguette"; las mejores patatas fritas, las francesas "french fries"; el mejor vino, el francés; los mejores quesos, los franceses; la mejor cocina, la francesa; las mujeres más ardientes, las francesas; la moda más chic, la francesa; los mejores perfumes, los franceses… hasta en el sexo han conseguido meter la "Marca Francia" y es que… ¿qué hombre no ha tenido alguna vez en su vida la fantasía sexual de que una francesa le haga un "francés"?

Pues bien, sin intención de joder más de lo necesario he de decir que el pan español, o cualquier pan de la cuenca mediterránea, le da 20 vueltas a ese pan elástico-goma que le llaman baguette; para patatas fritas, las que hacen nuestras queridas madres en todos los rincones de España, y además en aceite de oliva, y sin olvidar que los franchutes comen patatas gracias a que los españoles las trajimos de América; cualquier vino de La Rioja, La Mancha o Ribera del Duero deja descolocado a la mejor región vinícola de Francia, incluida Burdeos y Borgoña; respecto a los quesos, de acuerdo, ellos tienen más, pero los nuestros son más grandes; sobre cocina, ellos tienen la tortilla de "nada" y le llaman "francesa", la nuestra es con patatas y con un par de huevos, aunque algunos se nieguen a llamarla "española"; sobre lo ardientes que son las francesas, ¿pregúntale a algún franchute que haya tenido algún rollito con alguna española a ver qué piensa?; sobre la moda, es cierto que son muy cool en las pasarelas, pero en las calles visten mal y Delmer –del mercadillo-, además para colores los de Agatha Ruiz de la Prada; sobre perfumes, allí los frascos son de 50 ml y cuestan 90 euros, los de España son de litro y refrescantes para después de la ducha, porque los españoles, a diferencia de los franceses, nos duchamos –excepto los de Podemos que son poco españoles hasta en la higiene-; y respecto al sexo, no entiendo cómo una practica que data desde los tiempos más remotos cuando nuestros ancestros, los primates, abandonaron los árboles para acomodarse en la cuevas, lleguen los gabachos y se apropien de esta práctica llamándole "un francés". Por lo menos podrían llamarle "una francesa". De cualquier forma mejor que lleve el nombre de su país porque aquí quedaría malsonante, ¿te imaginas que un hombre dijera: "me encantaría que me hicieran "un español"? Quedaría maricón y desde luego, muy facha.

Sobre el jamón no quiero hablar, porque como he dicho antes, no quiero joder más de lo necesario.

Para ser justos, lo único que es verdaderamente francés es La Marsellesa escrita por Rouget de Lisle en 1792 y como, a excepción del ejército francés, esas estrofas no las conocía ni la madre que parió al autor, en 1965 algún franchute influyente consiguió que Los Beatles incorporaran los principales acordes de La Marsellesa en la inmortal canción All you need is love –Todo lo que necesitas es amor- y así dio la vuelta al mundo por primera vez en directo por toda las televisiones el 25 de junio de 1967. Desde entonces el himno francés es reconocido por todos.

Nos guste o no, todas estas pequeñas cosas cotidianas son las que hace grande a Francia y a los franceses. Es la Marca Francia. Ellos no son imbéciles y saben venderse. Y ni te imaginas de lo que serían capaces de hacer si su idioma fuera tan internacional como el español. Desde luego ningún gilipollas le llamaría "castellano".

Hay tres cosas que nos diferencian de los franceses: ellos no son imbéciles y lo saben; ellos son ante todo franceses y luego todo lo demás; y por último, y no menos importante, es que en Francia hay muchos franceses.

¿Son o no son asquerosamente maravillosos?

Así lo pienso y así lo digo.

Juan Vte Santacreu


♦ Quizá te interese ver ► Economía española


Red de portales Por Mi - Página diseñada y posicionada por JVS Service